sábado, 6 de agosto de 2011

Lo que no pasa en cuatro años pasa en dos dias. Dieciocho.

El dia en que me abandonaste (y es que es asi como lo siento) tenia dos opciones quedarme en casa llorando o volverme una puta y recuperar todo el tiempo perdido. Escogi la primera opcion soñando que algun dia vovlerias por mi y te espere, 8 enternos meses en los que lo unico que hice fue llorar pero llego un dia en que no habia mas lagrimas. Asi que me decante por la segunda opcion y mande nuestra fecha a la mierda y se la di a otro, recupere el tiempo perdido y le regale mi virginidad al primero que pico a mi puerta y me dijo: -rubia me encanta tu sonrisa. Y no se si hice bien o mal pero sinceramente me la resbala y a dia de hoy puedo decir bien alto que ya no te necesito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario